Rodriguismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hermanos, hermanas, compañeros, compañeras, amigos, amigas, representantes de organizaciones de DDHH. Políticas y sociales. 

 

Damos las gracias en nombre de los y las Rodriguistas, por llegar hasta este lugar, santuario que recuerde a los heroicos y heroicas luchadores sociales, que decidieron tomar el fusil, echárselo al hombro y combatir a los militares rastreros, la derecha vende patria y aquellos que hipotecaron la soberanía al imperio indefinidamente.

30 años de un alevoso crimen, cobarde, violento, que intentaron ocultarlo, lanzando al rio Tinguiririca los cuerpos de nuestros comandantes. Se ensañaron al saber quiénes eran y al ver que su hidalguía, impedía cualquier posibilidad de sacarles información, para entregar a sus hermanos y hermanas, los torturaron hasta matarlos. Una treintena de carabineros dirigidos por Julio Acosta Chávez, subprefecto de Colchagua, Carlos Bezmalinovic Hidalgo, encargado del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) Walter Soto Medina, prefecto de Colchagua de la época; Juan Ernesto Rivera Iratchet, ex comisario de San Fernando, Manuel Osvaldo Espinoza Castro, a cargo del personal de Inteligencia del OS-4.

Estas lacras humanas siguen impunes recibiendo su mesada, gracias a la impunidad impuesta por un estado en donde sigue enquistado el pinochetismo, que es un fascismo encubierto de democracia, que ha permitido enriquecer a políticos corruptos y agrandar las fortunas de los empresarios. Desgraciadamente el pueblo, la izquierda y nuestras fuerzas han sido derrotadas en las batallas por cambios estructurales.

El Rodriguismo y sus hazañas están escribiéndose a medias y de manera distorsionada, para elevar el culto a la personalidad de algunos y de debilitar el esfuerzo que hacemos cada día por corregir errores y construir la base material para las futuras luchas. Aquellos que usando la historia, aprovechando que muchos cuadros históricos han caído en el camino, construyen desde la mentira sus infames argumentos para denostar aquellos que siguen en la senda del Rodriguismo.

Escriben libros o relatos y a aquellas cosas que desconocen las inventan para anular la fibra que da haber sido parte de las columnas de luchadores y luchadoras sociales. Levantando falsos testimonios, con el único fin de seguir dividiendo, fraccionando y al igual que el enemigo instalan la intriga.

 

FRENTE PATRIÓTICO MANUEL RODRÍGUEZ