En el aniversario 28 de la caída en combate de Rodrigo y Tamara

 

Nadie muere si no está olvidado…
Nuevamente nos reunimos acá para conmemorar un nuevo aniversarios del asesinato de nuestros comandantes heroicos, Raúl Pellegrín Friedman y Cecilia Magni Camino, o sea el comandante Rodrigo y la comandante Tamara, claro ejemplo de la decisión de lucha que  impregnara al FPMR en su lucha anti dictatorial.
Como cada año en esta fecha nos reunimos los Rodriguistas para rememorar a través de la figura de nuestros hermanos comandantes, a todos y todas las combatientes caídos en el combate contra el enemigo de clases, que en el caso de la dictadura se reflejo en militares cobardes y criminales que  apuntaron sus armas contra el pueblo , para defender las granjerías de los sectores poderosos que veían en el gobierno popular el término de su saqueo permanente a nuestras riquezas naturales y a la explotación de los trabajadores.
De mas esta decir que Rodrigo y Tamara formaron parte de una generación golpeada por la dictadura que tuvo dos vías a elegir, una la de esconder la cabeza y aceptar como indiscutible una dictadura asesina y la otra la de combatir con todas  las fuerzas y formas a esta dictadura sangrienta y liberar a nuestro pueblo de sus enemigos de clase.
Podemos discutir ahora si la GPN fue en su momento la vía correcta para el desarrollo de nuestra propuesta política, podemos diferir si se justificaba que en la acción de los Queñes participaran o no los comandantes Rodrigo y Tamara, solo el pueblo y la lucha decidirán si fue lo correcto, lo cierto es que nuestros comandantes en su compromiso de vida y lucha estuvieron donde debía estar un jefe rodriguista junto a sus combatientes en el fragor de la lucha.
Como no valorar ese ejemplo de lucha, dignidad y compromiso revolucionario de nuestros comandantes, que supieron impregnar esos valores en nuestros pueblo y en nuestros combatientes, que demostraron que no era solo una consigna el querer poner la dignidad del pueblo más alta que la cordillera de los Andes, que esta era una opción de vida y lucha hasta vencer o morir.
Cuando hoy el FPMR asume nuevas y más diversas formas de lucha, el ejemplo de nuestros comandantes, de nuestros hermanos  y hermanas caídas en el combate, no solo nos da más fuerza para continuar, nos da una mayor responsabilidad de ser justos herederos de esos hombres y mujeres que dieron lo más valioso que tenían su vida por liberar a su pueblo y ese es el espíritu que hoy nos debe guiar.
Hermanos y Hermanas, cuando nuevamente el clarín nos llama al combate frontal contra los poderes facticos, cuando muchos doblan las rodillas y se entregan al sistema heredado de la dictadura, los Rodriguistas asumimos con la misma fuerza con la que ayer empuñamos las armas libertarias, la decisión de luchar en todos los terrenos con fuerza y decisión de que seguimos haciéndolo por nuestro pueblo y con el ejemplo de nuestros comandantes Rodrigo y Tamara.
Porque hemos jurado liberar a la patria del yugo explotador y porque somos herederos de la mejores tradiciones de lucha de nuestro pueblo.

Luchamos hasta vencer o morir
Frente Patriótico Manuel Rodríguez
Dirección Nacional